Image

[RESEÑA] 8 Voces de Sietch

de Doni McLeod

Este libro reúne 8 cuentos de ciencia ficción de temática y autores LGBT+ publicado por Sietch

¡PUEDES OBTENER TU COPIA AQUÍ!

— La primera voz es Cris Mateluna con “Robots caballeros – robotinas señoritas”

El cuento es narrado desde un androide que sirve de asistente a una dragqueen vieja e impopular: Cosmic Hooker. A partir de los ojos de este androide el autor describe el mundo del drag: bailes sobre el escenario, el uso del glitter en el cuerpo y la laca en la peluca, la construcción de la diva a través de esponjas. Nos envuelve en este mundo con tal maestría que nos hace sentir parte del público de la discotec Fierce. Mateluna explora la identidad configurada de fábrica y rompe moldes. Explora el género usando elementos de la ciencia ficción como androides y genoides creados por hombres heterosexuales que en su construcción niegan la diversidad de expresión y sexual. Este relato nos hace reflexionar sobre si nuestras problemáticas son cíclicas y compartidas. Si el camino que la comunidad lgbt+ lucha por construir es un camino de tolerancia para todes: para migrantes, para personas con diferente pigmentación de piel, para mujeres.

Frase favorita:
“Al ver mi reflejo con el único ojo que tengo en mi rostro pintado de blanco, considero logrado el objetivo: soy un androide amariconado, un androide amujerado. Una Reina Androide. Si tuviera expresión facial natural, seguro sonreiría”.

— La segunda voz es Eduardo Soto Fernández con “Lacónico”

Este relato nos introduce en la vida de un abogado adicto al café y al trabajo. Nos muestra un Santiago idílico donde las cosas funcionan y eso vale la pena leerlo porque es ficción pura. Este Santiago se ve amenazado por una helada (que parece ser más un terremoto blanco) que no solo sepulta la ciudad en frío y escarcha, si no que obliga a nuestro abogado a pensar más allá de sus ponencias, más allá de mantener este equilibrio entre el interés y el desinterés, más allá de sus sentimientos junto a la persona que ama. Atrapado en otra región emprende un viaje hacia el sur, sostenido por la ilusión de encontrarlo y entregarle un libro.

Frase favorita:

“El lo prefería negro, sin azúcar ni endulzante. Sin leche. Simple y amargo, como siempre sintió que fue la relación entre ambos”.

— La tercera voz es Clau Bovary con “En algún lugar cerca del fin del mundo”

¿Cómo se sobrevive en un Santiago distópico siendo mujer lesbiana? Bovary nos lleva a paso lento por el cotidiano de una tatuadora que se las arregla por sobrevivir en un mundo reconfigurado por pandemias y estallidos sociales que nunca logran resolverse. Nos entrega una mirada pesimista donde la política no es capaz de resolver los problemas de las personas y estas, en un intento de seguir, se aíslan como única vía posible. La soledad soportada por series de tv e internet gratuita se ve interrumpida cuando la sororidad impulsa a la protagonista a romper la distancia social impuesta y a salvar a una chica de sus asaltantes. Rescato la habilidad de la autora que parece que nos lleva de la mano por todos esos problemas domésticos en un mundo sin futuro, nos impregna de una soledad aterradora y al final nos lanza un pequeño salvavidas de esperanza del cual no nos queda otra que aferrarnos.

Frase favorita:
“Entró y se quitó el tapabocas. Se cambió de ropa y dejó el pan y la mantequilla sobre la mesa antes de ir a lavarse las manos y la cara. Puso agua a calentar y preparó un tazón de café…
…Se sentó a comer en el sillón y puso una de las series que le gustaba ver en su viejo computador portátil. A su lado se sentó Cleo, la gata negra que siempre entraba por la ventana rota de la cocina”.

— La cuarta voz es Andrés Cuevas con su relato: “PREHUBATI”

El autor nos presenta un híbrido entre diario de vida y narrador omnisciente que nos sitúa en el contexto general de un mundo distópico destruido por la contaminación humana y los esfuerzos inútiles de mantener viva a una especie que parece no cambiar. Los protagonistas parecen piezas de experimentación social, nos revelan libertades reducidas pero que responden al servicio y consumo de otres más poderoses. Sus cuerpos aparecen como único bien transable del cuál tienen cierto control y sin prejuicios visibiliza un comercio sexual consumido por una clase homosexual higienizada. Me deja con cierto desconsuelo ver como las construcciones de amor parecen relegarse y solo caben en espacios aún más marginales, espacios de borde. El cariño, la ternura y la preocupación conviven con monstruos, con deformes, con enfermos, con enamorados.

Frase favorita:
“El día en que se fue del departamento no tuve ningún sentimiento. De hecho, ni estuve ahí. Me liberé de una carga que no podía arrastrar. Si él no tenía intenciones de superarse, yo no lo podía obligar”.

— La quinta voz es Donald McLeod con su relato: “Infección Cadavérica”

Este relato nos narra la vida de Cecilio quién (por alguna enfermedad desconocida) parece estar pudriéndose en vida. Su familia en un intento de llevar una vida normal lo inscribe al colegio donde conocerá por primera vez lo que significa el deseo. Es un relato juvenil de amor, de exploración, de cuerpos que se deforman, se tuercen, se animalizan, se pudren, se infectan, se carcomen, se mueren. Nos habla de fragilidad social, de rechazo y preocupación de les más cercanes (la familia), de juventud sin saber qué hacer con toda la carga simbólica que signfican sus deseos.

Frase favorita:
“Los perros gruñen, muerden el aire, aúllan. Él también quiere aullar. Sus ojos se humedecen y el cofre cede. El olor putrefacto de la muerte casi lo bota de espaldas. Toma los restos del hámster que su papá le había regalado el verano pasado, con su mano redondea la rata y la engulle de un solo bocado”.

— La sexta voz es Jordan Estay Aguilera con su relato: “Helena”

En este relato, Jordan nos presenta un mundo distópico a morir, donde K4$t toma el poder del país con un gobierno ultraconservador. Bajo este mandato decide eliminar de forma institucional a toda la disidencia sexual y de género mandándola a terribles campos de reconversión. El autor eso si nos deja una esperanza de rebelión y justicia. En su mundo la naturaleza a tomado bando y ha sido por el arcoíris. A sus hijes les ha dado poderes para enfrentarse a esta terrible dictadura sexual convirtiéndonos en aquelles disidentes que tienen la habilidad de cambiar el mundo (casi como en la realidad).

Frase favorita:
“Así nació la terrosa Helena, mezclada en placenta y barro creador, sincronizada en cada latido con su madre tierra y sus poderosas antepasadas”.

— La séptima voz es Eva Van Kreimmer con su relato: “Futuro reciclado”

El futuro de la humanidad depende de la decisión de una sola mujer. En este debate interno sobre cómo proceder, la protagonista nos introduce a un mundo que se encuentra en el límite del “no retorno” y necesitamos discursos poderosos para guiarnos por el camino correcto. Hombres aparecen como representantes de voces egoístas disfrazadas de la razón, pero la autora nos demuestra que hemos llegado hasta donde estamos por seguir estas voces y es tiempo de movernos bajo nuevos instintos. El mundo solo puede ser salvado en manos de lesbianas y estoy demasiado de acuerdo con eso.

Frase favorita:
“Después de todo, la humanidad había destruido tantas veces al amor que quizás esta era la ocasión que, por una vez, el amor destruyera la humanidad”.

— La octava y última voz es de Rodrigo Torres Quezada con su relato: “La máquina asexual”

El cuento sigue la vida de MRU222 une androide constructore que se define como un robot nobinario. En esta sociedad hipersexualizada y en vías de extinción se le fuerza (junte a todes les otres robots) a elegir un género y a reproducirse, el problema: no tiene deseo sexual. Este relato nos (me) interpela. Nos hace preguntarnos sobre la asexualidad, sobre la importancia que le damos al sexo y qué espacio cumple el deseo en la propia identidad. ¿Qué es la asexualidad? ¿es no sentir deseo? ¿es un género? Muchas personas pueden tener las respuestas a estas preguntas. pero personalmente creo que es de los colores de la bandera que estamos más al debe en visibilizar.

Frase favorita:
“Observó su cuerpo. Su vientre estaba abierto. En él, podía apreciarse con claridad el Prototipo D. MRU222 tomó el chip y se lo arrancó. Lo lanzó lejos”


Si te gustó el libro lo puedes comentar en ¡Goodreads!

Shopping Cart