Image

[RESEÑA] La guerra de los mundos de H. G. Wells

por Martín Torres-Zuleta

¿Qué se puede decir de una obra insignia de la ciencia ficción que no se haya dicho antes? Una opción sería confirmar lo que se ha venido mencionando por años: que H. G. Wells era un visionario, que las metáforas sobre colonización, miedo y rechazo a lo desconocido, poder y tecnología son anacrónicas y acertadas. Todo lo anterior es cierto, pero otro mensaje que se puede interpretar de esta lectura es que toda forma de vida inteligente tiene el potencial de contaminarse y corromperse. 

La Guerra de los Mundos (1898) es una novela de ciencia ficción escrita por uno de los padres del género: H. G. Wells (Inglaterra, 1856). La trama trata sobre la invasión extraterrestre y marciana a Inglaterra, en medio de una época posterior a la revolución industrial, donde los humanos se regodean entre avances tecnológicos. La historia es relatada por un narrador anónimo, quien, separado de su esposa, es testigo y sobreviviente. 
La novela juega, principalmente, con la idea de la supremacía de una especie superior (Wells estudió biología y Darwin fue una gran inspiración para su obra), esta soberbia noción de que por ser más grandes o más avanzados biológica o tecnológicamente podemos mirar con desdén a seres menos desarrollados. Es aquí, justamente, donde el autor hace pesar la invasión de los marcianos, porque si bien hay perdidas humanas, el símbolo en la destrucción de los avances tecnológicos (el telégrafo y el ferrocarril) es lo que hace parecer tan frágil a la raza humana; los marcianos, seres con cerebros visibles y tentáculos grotescos, llegan con máquinas más potentes, que, a diferencia de las humanas, hechas para unir y facilitar las cosas, buscan un avance por medio de la violencia, los rayos láser y una hierba roja y maligna que se extiende como virus. 
Esta es una de las metáforas más simbólicas de la historia, porque el humano, si bien en el momento de la novela vive su vida en paz, ha tenido que colonizar y destruir para llegar a dónde está, al igual que los marcianos, quienes atacan la tierra por la necesidad de proteger a su especie de la extinción. 
La Guerra de los Mundos es una obra fundacional y como tal, hay que leerla sin esperar grandes giros o novedades. Es entretenida, lúcida y escalofriante. A veces los personajes son un poco planos, y el autor peca un poco de beneficiar el «qué está pasando» en vez de «cómo está pasando», lo que puede ir en desmedro de los distintos momentos fuertes que alcanza la historia, sobre todo porque hay una riqueza inmensa en las descripciones, las alegorías y las metáforas. 
Es un buen libro para empezar a leer ciencia ficción, pero si has empezado por otro y te has saltado los clásicos, quizás sea un poco básico, aunque no deja de ser bastante bueno si uno considera la época en la que fue escrito y publicado.

Shopping Cart